/

Una lucha más que justificada

Por Rosa Cancho Muñoz

Es evidente que el feminismo es algo imprescindible para las mujeres y muy importante para la sociedad en la que vivimos, porque es un movimiento que lucha por los derechos, la igualdad y el reconocimiento de las mujeres. Obviamente, el hecho de que un hombre cobre más que una mujer haciendo el mismo trabajo, que ellos tengan el control de la vida de ellas, o que tengan más éxito y reconocimiento durante su vida por el simple hecho de ser hombres, son, tristemente, situaciones que vivimos de manera cotidiana en nuestra sociedad.

No se puede negar que por todas estas injusticias debe existir el feminismo. Porque el feminismo no es una moda o una tendencia, sino que trabaja por conseguir el cambio social en este sentido. Desde luego, gracias a los años que las mujeres llevan protestando y buscando igualdad, hemos podido alcanzar logros muy importantes como el permiso de maternidad, el derecho al voto, la legalización del divorcio, el acceso a la universidad, la legalización de la píldora anticonceptiva, la posibilidad de abortar, la ley contra la violencia de género y la igualdad laboral, entre otros.

Y es que una de las cosas que más rabia y frustración me producen es que la gente diga que vivimos en una sociedad muy avanzada. Yo me pregunto: si vivimos en una sociedad tan avanzada, ¿por qué las mujeres tenemos que seguir luchando por igualdad y respeto?, ¿por qué el hecho de que te guste alguien de tu mismo sexo está mal visto? o ¿por qué pasan desapercibidas muchas veces las faltas de respeto hacia una persona homosexual? En definitiva, ¿por qué te discriminan por ser tan solo como tú eres?

Al fin y al cabo, todos somos humanos; a pesar de nuestras diferencias somos todos iguales, sin importar el género, la sexualidad, el color de la piel, las creencias. Ser hombre o ser mujer no debe ser el motivo de que una vida valga más o valga menos. Como sociedad y como humanidad debemos aspirar al respeto y la igualdad de oportunidades. 

Redactor Junior

close