José García: «El ajedrez para mí es una forma de vida, me lo ha dado todo»

Por: Andrés García- Rayo Lozano, Daniel Deler, Marcos Godoy, Laura Zamora

José García estudia 4º ESO en el IES Henri Matisse de Paterna y juega al ajedrez desde los 5 años.

  • ¿Quién es Jose García?

Soy un chico de  15 años, juego al ajedrez y estudio en el IES Henri Matisse.

  • ¿Cómo te empezaste a aficionar por el ajedrez?

Pues me enseñó mi padre desde pequeño. Me llevaba a campeonatos. A partir de ahí, me aficioné a esta actividad.

  • ¿A qué edad empezaste a jugar al ajedrez?

Empecé a los 5 años.

  • ¿Has competido a nivel internacional?¿Dónde?

Sí, competí en el campeonato de Europa en Montenegro, en Serbia y en Gibraltar.

JOSÉ GARCÍA RECOGIENDO UNO DE LOS NUMEROSOS TROFEOS QUE HA GANADO EN SU LARGA VIDA COMO AJEDRECISTA.
  • ¿Qué torneos has ganado?

He quedado dos veces cuarto en un torneo nacional, en Serbia quedé en sexto lugar y fui dos veces campeón en un equipo.

  • ¿Has perdido los nervios en alguna partida?

Sí, cuando me pasa esto, empiezo a gesticular y eso hace que mi rival vea mis fallos.

  • ¿Quieres vivir de esto?

Pues sí, me gustaría. Hay que trabajar mucho, pero sí me gustaría, sí.

  • ¿Qué es para ti el ajedrez?

El ajedrez para mí es una forma de vida, porque me lo ha dado todo.

  • ¿Te es complicado compaginarlo con los estudios?

Pues a veces sí, porque al ajedrez hay que echarle muchas horas y, claro, cuando en el instituto te mandan muchos trabajos, deberes, exámenes, todo se hace muy complicado.

  • ¿En todo el tiempo que llevas jugando, hubo una temporada en que te obsesionaste o siempre lo has llevado como una afición?

No, siempre he tenido afición, pero no he llegado al punto de obsesionarme.

  • ¿Tus padres te apoyaron desde el principio al saber que querías jugar al ajedrez?

Sí.

  • ¿Consideras el ajedrez como deporte?

Sí, es un deporte.

  • ¿Crees que se necesita mucha preparación mental?

Pues sí, es un juego muy difícil a nivel intelectual ya que es complejo; a veces, una posición que parece que la tienes ganada, porque es sencilla, se convierte en algo complicado ya que le das tantas vueltas que al final te equivocas. Cuando te pasa eso, llegas a casa destrozado diciéndote a ti mismo: “¡Madre mía, cómo he sido tan malo!”.

  • El año pasado se instaló en el gimnasio del Henri Matisse un juego de ajedrez, ¿qué te pareció?

Pues eso la verdad es que me alegró mucho, porque empezó a venir gente, tanto amigos míos como gente que no me conoce, y empezaron a jugar. Yo también jugaba y se estaba generando mucha afición, pero con esto de la Covid-19 se fastidió todo.

  • ¿Te ganó alguno de los alumnos contra los que jugaste aquí en el Matisse?

A ver, seriamente no jugué, pero en una de esas partidas un chico me ganó.

  • ¿Has llegado a jugar con gente muy importante en el mundo del ajedrez?

Sí, yo llegué a jugar con dos campeonas del mundo que me barrieron las dos. Después, contra el mejor de España que me ganó también. Por último, contra Alexy Siru, que fue el tercero del mundo y uno de los mejores de la historia, hice tablas.

  • ¿Qué se considera tablas

En principio, tablas significa empate. Pero bueno, hay varias posibilidades; por ejemplo, hay unas tablas que son de mutuo acuerdo, te ofrecen tablas y tú las aceptas.

  • ¿Compites con gente de tu edad o con gente mayor?

No, lo bueno que tiene el ajedrez es que no hay límite de edad. Por ejemplo, yo me puedo enfrentar con un niño que tiene 5 años y que puede barrerme, y también enfrentarme con uno que tiene 60 años y yo le puedo ganar o él me puede ganar a mí. Pero eso es lo bonito del ajedrez, que no hay límite de edad.

Redactor Junior

close