Ana Roig: “Soy una enamorada de los programas, haría todos los grupos como PMAR y PR4”

Estos programas reúnen todo lo que para nuestra orientadora es importante: poco alumnado, atención personalizada y aprendizajes integrados

Ana Roig es la orientadora del instituto IES Henri Matisse, nació en Valencia y se crió hasta los 11 años en Venezuela. La hemos entrevistado porque nos parece interesante saber un poco más sobre su importante trabajo en el Matisse

  • ¿Qué carrera estudiaste?

Pues estudié psicología y después cuando aprobé la oposición de orientadora, estudié también psicopedagogía. 

  • ¿Por qué eres orientadora?

Pues mira, llegué por casualidad. Cuando estudié psicología no cogí ninguna asignatura de educación, porque tenía claro que de todos los ámbitos, la educación no me atraía. Estuve trabajando durante doce años en recursos humanos en la empresa privada. El mercado laboral fue cambiando un poquito y mi marido me dijo “oye, pues yo conozco uno que es orientador en un instituto. ¿Quieres hablar con él?” Entonces hablé con él, me explicó y me encantó el temario. Luego empecé aquí y la verdad es que el trabajo me encanta, me gusta muchísimo. 

  • ¿Cómo te sientes en el Matisse?

Muy bien, a veces me enfado, más con los profesores a veces que con los alumnos, pero bien, sí.

  • ¿Qué es lo que más te gusta de tu trabajo? ¿Y lo que menos?

Dos cosas, por un lado, el contacto con los alumnos, el contacto directo; cuando, por ejemplo, subo a la clase o tengo entrevistas con ellos, me encanta. Pero luego, me gusta mucho la gestión, planificar, organizar actividades; eso también me gusta mucho.

Y lo que menos, hacer informes, lo odio. 

  • ¿Crees que el tuyo es un trabajo reconocido socialmente?

En general, los docentes, todos los que trabajamos para la educación, socialmente no estamos bien reconocidos. Luego, concretamente los orientadores, digamos que, de puertas para afuera de los centros educativos, la gente no tiene ni idea de exactamente de cuál es nuestro trabajo.

  • ¿Cómo influye tu opinión sobre los alumnos?

Bueno, mi opinión no debe influir en absoluto; yo lo que doy es información, les doy pautas, les doy orientaciones y los alumnos son los que deben elegir y decidir.  Al fin y al cabo son decisiones que afectan a su vida. Mi opinión no dudo que en algún momento dado no la manifieste, porque, además, es imposible evitarlo, pero yo creo que lo interesante sería eso, ser lo más objetiva posible, lo más imparcial, darles información y que sean los propios alumnos los que decidan cómo utilizarla. 

  • Si no fueses orientadora, ¿en qué te hubieras especializado?

Esta pregunta es difícil. Yo, desde que estaba en 8º de EGB que corresponde a un segundo de la ESO, ya sabía que quería estudiar psicología. Como os he dicho antes, en principio la idea de estudiar psicología clínica, luego cuando entré a la facultad me decepcioné un poco con eso de la psicología clínica y la deseché inmediatamente. Me gustaba mucho todo lo que es la parte social. Si no hubiese estudiado psicología, otra opción que tenía era estudiar periodismo, pero como aquí en Valencia en ese momento no había en la universidad pública, al final me decidí por psicología. Ahora me alegro haber estudiado psicología y no periodismo.

  • ¿Cómo fue exactamente tu proceso para ser orientadora?

Como os he dicho, hablé con un orientador, me explicó un poco el trabajo que hacía; él estaba más centrado en lo que es la orientación de cara a cuarto de la ESO y a Bachillerato. A partir de ahí, me puse a estudiar oposiciones. Yo estaba trabajando en lo otro también, hice el exámen, lo aprobé, pero como no tenía puntos, no tuve plaza; pero ese mismo curso me llamaron para trabajar como interina. Me fui a Santa Pola y a partir de ahí, hasta aquí hemos llegado. 

  • ¿Qué cualidades crees que debe tener una orientadora?

Yo creo que la primera, la escucha activa; ser capaz de escuchar a la persona, no solo escuchar lo que te están diciendo, si no mucho más. También entender la comunicación no verbal, tener paciencia, eso me falta a mi. Tener buena capacidad de organización, porque llevamos muchos temas al mismo tiempo y es importante saber gestionar el tiempo también.

  •  ¿Qué opinas sobre programas como el PR4 y PMAR?

Bueno, yo soy una enamorada de este programa. Todos los grupos los haría como PMAR y PR4; primero, por el número de alumnos, que es el ideal; es decir, poquitos alumnos para poder trabajar bien. En segundo lugar, trabajar por ámbitos a mí me gusta mucho, con esta cantidad de alumnos evidentemente, el que pase un profesor tantas horas con el grupo de alumnos, en este caso dos profesores, a mi me parece que es totalmente recomendable. Yo creo que estos programas, además de que los alumnos aprenden y que es una oportunidad buenísima para conseguir titular, me parece que es una oportunidad también para elevar la autoestima de los alumnos y darles una seguridad que cuando entran no la tienen. Yo, que hago todo el proceso de gestión para que entren al PR4, conozco a los alumnos, ellos me han hablado de sí mismos desde que entraron al instituto, cuando salen a final de cuarto, son personas totalmente diferentes que han crecido no solo a nivel académico, si no también a nivel personal. Es una gran satisfacción.

  • ¿Cómo orientarías a un alumno a entrar a PR4?

En primer lugar, hay una serie de requisitos que son imprescindibles. El primero es ser una persona que trabaje o que nosotros veamos que en otro tipo de contexto va a trabajar más, tiene que ser una persona que nosotros veamos que si que tiene posibilidades de titular, evidentemente, y desde luego tiene que tener buena conducta, eso es un poco lo que yo les plantearía. Este curso hemos hecho unos folletos para explicar un poco el programa, para que las familias y alumnado lo conozcan bien, yo creo que esto debería darse a conocer un poco en general, voy a intentar que lo pongan en la página web y que todo el mundo vea en qué consisten estos programas. Yo creo que hay veces que no se les valora lo suficiente.

  • ¿Cuáles son tus aficiones?

Mis aficiones son principalmente leer, me gusta mucho leer, y todo lo que tenga que ver con animales, en concreto perros. Una de las cosas que hago aunque luego lo paso un poco mal, es ir de voluntaria a protectoras para pasear a los perros, o bañarlos o limpiar. Esto suelo hacerlo con una de mis hijas. 

  • Como orientadora, ¿Qué consejo nos darías para afrontar nuestro futuro?

Lo primero, que seáis valientes, que no os asustéis ante nada, y que lo intentéis y creáis en vosotros mismos. Creo que es importantísimo, el que se queda en su casa, no consigue nada, tenéis que ir a por todas; que os dicen que no os sale, pues bueno, eso ya lo teníais antes, pero intentándolo lo conseguireis porque de verdad que podéis.

Redactores Junior

, ,
close